Mataron a balazos a un ex jefe de la barrabrava de Newell’s mientras dormía en su casa

Nelson «Chivo» Saravia fue asesinado de varios disparos cuando cuatro personas irrumpieron en su domicilio y lo balearon en el interior de la vivienda.

Mataron a balazos a un ex jefe de la barrabrava de Newell’s mientras dormía en su casa

Un ex jefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys de Rosario, Nelson «Chivo» Saravia, fue asesinado esta madrugada de varios disparos cuando cuatro personas irrumpieron en su domicilio y lo balearon en el interior de la vivienda en Rosario.

El crimen de Saravia, de 43, fue el tercero en 12 horas ocurrido en la ciudad de Rosario, luego de la multitudinaria concentración del último jueves en reclamo por Justicia y seguridad tras el asesinato del arquitecto Joaquín Pérez durante un intento de robo de su auto.

Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el «Chivo» Saravia fue asesinado en su casa de San Nicolás al 3.700, en la zona sudoeste de Rosario. El domicilio había sido baleado en 2015 cuando la víctima estaba al frente de la barrabrava «Leprosa», durante una de las transiciones en el poder de los paravalanchas que compartió con otras dos personas que fueron asesinadas en 2016: Matías «Cuatrerito» Franchetti (26) y Maximiliano La Rocca (25).

De acuerdo a los primeros datos aportados a la investigación, que lleva adelante la fiscal Marisol Fabbro, cuatro personas ingresaron alrededor de las 2 de la madrugada a la vivienda de Saravia, que aparentemente estaba descansando. Los agresores efectuaros varios disparos hacia el cuerpo del «Chivo» y escaparon en un automóvil, cuyas características la Fiscalía se «reserva» para agilizar la investigación.

La víctima fue trasladada en un vehículo particular al hospital de Emergencias de esta ciudad, donde los médicos diagnosticaron su muerte por múltiples heridas de arma de fuego, dijeron voceros del caso.

El cuero de Saravia fue enviado al Instituto Médico Legal para la autopsia de rigor, y la fiscal Fabbro solicitó la intervención de Gabinete Criminalístico policial para el relevamiento de la escena del crimen, el levantamiento de rastros y material balístico, que será enviado a peritar.

Si bien no se descartaba ninguna hipótesis en la reciente pesquisa, voceros del caso indicaron que entre ellas está la de alguna interna o vieja deuda de la barra de Newell’s. Saravia llegó a la barra durante la conducción de Diego «Panadero» Ochoa (45) a fines de 2008, que había desplazado a Roberto «Pimpi» Camino (37), asesinado en marzo de 2010.

Ochoa fue arrestado en 2013 y luego condenado como instigador del crimen de Camino y de otro joven vinculado a la narcocriminalidad, Maximiliano «Quemadito» Rodríguez, cuyo padre cumple condena por el triple crimen de militantes sociales de Rosario en Año Nuevo de 2012.

Aparentemente, Saravia se había alejado hace unos años del grupo que conduce la hinchada del club ubicado en el Parque Independencia.

El «Chivo», como era conocido el hombre asesinado en su domicilio, fue «mano derecha» de Ochoa en la barra «Leprosa» y entre 2013 y 2015 ocupó su conducción en nombre del «Panadero», que dirigía el grupo desde la cárcel, según se desprende de varias causas judiciales que investigaron los crímenes ocurridos en los últimos años.

Tras una serie de ataques –dos balaceras a su vivienda y un tiroteo a su hermano Jesús en mayo de 2015-, Saravia compartió el poder de la barra con Franchetti y La Rocca.

«Cuatrerito» era un joven que había sido condenado por tráfico internacional de drogas en la causa «Carbón Blanco», por el envío de cocaína a Portugal, y se había iniciado en la barra con Ochoa.

Franchetti ocupaba un lugar en el poder de la barra en nombre de la narcobanda «Los Monos», que tras atacar en 2010 a un colectivo que transportaba a hinchas vinculados a Ochoa, había llegado a un acuerdo con el «Panadero», explicaron las fuentes.

El joven fue asesinado el 7 de junio de 2016 en la puerta del club, luego de una reunión entre varios sectores en la que, según trascendió, había quedado al frente de la barra. Por su asesinato fueron condenados dos sicarios que habían cobrado para matarlo. Maximiliano La Rocca, la otra pata de aquél endeble acuerdo de convivencia en la barrabrava de Newell’s, murió baleado en la calle el 27 de junio del mismo año.

De acuerdo a los conocedores de las inestables internas de la barra «Leprosa», a partir de allí tomaron protagonismo otros nombres, los de Ariel «Tubi» Segovia, ligado a la familia Camino del exjefe asesinado en 2010, y Emiliano «Jija» Avejera.

Segovia terminó detenido por cuatro asesinatos e investigado por venta de drogas al menudeo en barrio Tablada, donde mantuvo un largo enfrentamiento armado con otro clan familiar, los Funes, que actuaban en tándem con René «Brujo» Ungaro, condenado como autor del asesinato de «Pimpi» Camino.

Segovia fue asesinado en la cárcel santafesina de Coronda a cuchillazos por otros cuatro internos, el 24 de abril de 2018. En abril de este año Avejera fue condenado a prisión perpetua junto a otras dos personas en un juicio oral por seis asesinatos ocurridos entre 2016 y 2018.

Compruebe también

El femicidio de Delfina Pan: la condena que podría recibir el acusado de apuñalar a la diseñadora

El femicidio de Delfina Pan: la condena que podría recibir el acusado de apuñalar a la diseñadora

El argentino Agustín Mariani, de 20 años y compañero de trabajo de la víctima en …

El detenido por el femicidio de Nancy Videla tenía antecedentes penales por el crimen de otra mujer

El detenido por el femicidio de Nancy Videla tenía antecedentes penales por el crimen de otra mujer

Se trata de Damián Lezcano Mendoza, un albañil de nacionalidad paraguaya. Es dueño de la …

Déjanos tu comentario